Mi amigo el oficinista


Dystopian Salaryman by rekanize

Judith me hizo una pregunta interesante hoy en la tarde: “¿Eres Light o Rocker?”.

Me tomó por sorpresa. “¿Uh?” le respondí, entendiendo a medias y no estando aún seguro de la dirección de la pregunta.

“¿Eres Light o Rocker?”.

No podía creer la pregunta. “Soy Postcyberpunk”. Dije, dándome cuenta hasta después que esa respuesta me salió de la carencia de identificación con cualquiera de los términos. Naturalmente seguía desorientado, pero pensé que era mejor dejarlo por la paz en el momento.

Light… WTF?

Llegando a casa hace rato busqué en Wikipedia y el resultado fue: “Los productos dietéticos contienen menos calorías que su símil normal, especialmente en cuanto a grasa y azúcares, por lo tanto, es distinto un producto hipograso de uno hipoglucídico…” … naaaaaaaaah, Judith seguro que no se refería a eso, ni a la luz tampoco.

Judith hablaba, sin duda, de una dialéctica cultural. En su visión de la postura, gustos, o… seamos sinceros… un “no sé qué” de la gente podríamos apreciar en un extremo o Light y en el extremo opuesto lo Rocker. Una moneda de dos caras. Nada de tribus urbanas, nada de planos cartesianos, o al menos eso me dio a entender.

Casi contesto que soy rocker sin chistar. Pero entonces pensé en que no soy tan atascado como mis amigos de verdad metaleros —-

Momentito… decir que ser metalero es ser Rocker seguro ofende a más de uno, puedo oír sus camisas rasgándose en la distancia. Una sincera disculpa, es que la otra es que fueran Light y no había de otra banda.

Luego pensé en decir que era light. De inmediato pensé en mi señora madre, la cual en todo eso de que si se sabes divertir y hecha su relajo es sin lugar a dudas bien Light. Sin referirme a las dietas, ella no es de comer todo bajo en grasa y así, solo se la lleva chévere… ya saben, cero rudezas.

Le expliqué a Judith que el postcyberpunk se inspira en desarrollos tecnológicos, pero a diferencia del cyberpunk “clásico”, los postcyberpunks actúan para mejorar las condiciones sociales, o al menos para proteger el status quo de la creciente decadencia.

Ya no le dije nada más a Judith, mi mente se quedó divagando alrededor de mi amigo el oficinista.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: